21-24 Los Hispanos caen, ultima bala

¿Y ahora qué?, se preguntarán. Pues vean: España cuelga del precipicio. Su deber ahora parece asequible, para estar en los Juegos de Río debe vencer este sábado a Irán y, sobre todo, este domingo a Suecia, pero las complicaciones son exageradas. Tendrá que hacerlo en Malmoe, posiblemente con goles a remontar y, más difícil todavía, con el ánimo torcido.

Porque lo peor de la derrota ante Eslovenia (21-24) en el primer encuentro del Preolímpico no fue el resultado y sus consecuencias: fue la vuelta de sensaciones nocivas. La impotencia y la fragilidad de la final del último Europeo ante Alemania regresaron violentas este viernes para generar 15 minutos catastróficos (un parcial del 19-14 al 20-23) que acabaron con el partido.

Volvió la España inoperante. En ataque, carente de ideas, previsible y de prisas exageradas; en defensa, indolente, con las piernas paralizadas y el coraje perdido. Todos los defectos aparecieron ante un adversario que, en realidad, no mereció tanto. De hecho, para conseguir la victoria, el combinado que dirige Veselin Vujovic sólo cambió una cosa: su marcaje sobre Julen Aginagalde.

Y es que hay equipos que, ante la selección, renuncian a la victoria, y Eslovenia fue uno de ellos durante media hora. Apareció sobre la pista con la esperanza de frenar al pivote con un único hombre y cedió así todas sus opciones. Pudo el equipo de Manolo Cadenas encontrar a su referente en repetidas ocasiones, desplegar su juego combinativo y descubrir con facilidad el gol.

Pero era una situación momentánea. En cuanto el combinado balcánico atendió al error, todo cambió. Después del descanso, Aginagalde apareció amarrado como debía, como habitualmente está, y sus compañeros se hundieron. Cerrado el pivote, el camino a la portería contraria quedó tapiado y, gracias también al buen trabajo del cancerbero Matevz Skok, todo se fundió a negro.

La presión de un encuentro de estas características empezó a agarrotar el brazo deRaúl Entrerríos, Joan Cañellas o Jorge Maqueda y la defensa exageró los problemas que ya había mostrado en la primera parte. Bajo la dirección del eterno Uros Zorman y con jugadores como Dean Bombac acertados, Eslovenia se animó y acabó por cerrar, ya minutos antes del final, su triunfo.

FUENTE: elmundo.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s